Feliz día de las Madres y Padres Trabajadores


¿Quién de nosotros no ha visto, a muy tempranas horas de la mañana, a un niño o niña pequeños enfundados en su abrigo, entrando en una guardería, acompañado por uno de sus padres, instantes antes de que estos acudan a su puesto de trabajo?
 Posiblemente este sacrificio que se impone al niño o niña, y también al adulto que va con él, es la única solución que se ha encontrado, ante la imposibilidad de dejar el trabajo, sobre todo teniendo más gastos que antes que naciera el bebé, lo cual hace imposible que se deje de ingresar cualquiera de los dos sueldos de la pareja.
Son muchas las soluciones alternativas que se proponen, como por ejemplo que las empresas, con ayuda quizá de la administración, cuenten con guarderias en las que las familias puedan dejar a sus hijos mientras estan trabajando
Algunos expertos ponen de manifiesto que en los casos en los que las madres no trabajan, los niños, al no tener que acudir a la guarderia desde primeras horas de la mañana, duermen más, y están menos nerviosos. Además los más pequeños de la casa, en estos casos, cuentan con la posibilidad de realizar numerosas actividades, en horario de mañana sin que se les imponga madrugar en exceso, en centros de enseñanza y guarderías dedicados a los niños de muy temprana edad. Ante esto existe la realidad, en la que algunos afortunados cuentan con la ayuda de algún familiar para el cuidado de los niños mientras están trabajando.
Los que más se ven obligados a introducir a los más pequeños de la casa en los horarios propios de la edad adulta. Esto debería de plantear un problema para todo el conjunto de la sociedad, al que habría de buscarle una solución lo antes posible, no que solamente significara un trastorno para miles de parejas en nuestro país que se aventuran año trás año a la maternidad.

A continuación, algunos consejos para que la separación del niño o niña de su familia, cuando esta debe estar bastante tiempo lejos de casa por su trabajo, no sean tan brusca y traumática, sobre todo porque es algo necesario y hay que aprender a vivir con ello haciendo que ambas partes estén cómodas.
  • El temor a la separación es algo normal en los niños/as pequeños. 
  • La ansiedad ante la separación se inicia alrededor de los 7 meses, se intensifica hasta alcanzar su punto culminante justo después de cumplir 1 año, y va menguando progresivamente durante los próximos 3 años. 
  • Si tu hij/ao protesta, es sencillamente porque te está diciendo que te quiere y que te necesita a su lado. No te agobies, tu hijo/a terminará comprendiendo que el hecho de que trabajes significa que no está tanto contigo, pero no que vaya a perderte. 
  • Por otro lado es importante que trabajes, pues no hay que olvidar que, un buen equilibrio por tu parte es la mejor garantía de la felicidad y el buen desarrollo de tu hijo.
 Qué puedes hacer:

 Piensa que el esfuerzo de adaptación que tiene que realizar tu hijo es grande, por eso cuando estés con él dale todos los mimos posibles. Cuando llegues a casa del trabajo estate un rato al lado de su cama y léele un cuento, es probable que no te apetezca nada, pero piensa en lo feliz que le vas a hacer. Lleva todo el día esperando que llegue su mamá.
  Es importante que tu hijo participe de tu trabajo, dado que es algo importante para ti. Hay un truco que puedes utilizar, busca una caja con una ranura, en ella mete cada día un papel con un deseo para cuando tengáis tiempo libre ambos. Explícale al niño lo importante que es ir a trabajar, y que gracias a tu trabajo vas a poder ir llenando su caja. Cada mañana antes de irte rellenad el papel para que él/ ella mismo la meta, planead juntos las alternativas de vuestro ocio . Sólo meterás papeles los días que vayas a tu trabajo. Al cabo de unos días romperla, que esto sea todo un acontecimiento, luego recontad los deseos y llevad a cabo el que tenga más votos
  Disfruta lo más que puedas de tu hijo, piensa que ésta es una etapa que se va a superar. Dentro de un tiempo el niño/a, debido a su desarrollo evolutivo, será menos dependiente.