Vivir los cuentos. Guía para contar los cuentos

Autora: Ramos López, Cristina Publicación: Sevilla, Junta de Andalucía, Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, Instituto Andaluz de la Mujer, 2006 Páginas: 36 Depósito Legal: SE-6073-06 
♥ El Instituto Andaluz de la Mujer ha editado esta guía con los objetivos de ofrecer una herramienta útil para seleccionar cuentos y aprender a detectar y a eliminar el sesgo sexista y los elementos violentos de los cuentos que contamos.
♥ El poder socializador del cuento es incuestionable. Su utilización en el aula socializa, inculca ideas, creencias, valores sociales; legitima instituciones, funciones y roles; transmite modelos de actuación…
♥ Partiendo de esta realidad y de que la investigación muestra el carácter sexista de numerosos cuentos en cuanto a contenidos y valores que trasmite, esta guía proporciona criterios para la selección de cuentos coeducativos que procuren la adquisición de valores ciudadanos para formar personas libres de prejuicios.
♥ Se presentan unas plantillas para el análisis de contenido, en las que se reflejarán aspectos relacionados con los personajes (características, descripciones, lo que hacen, lo que dicen, lo que les sucede, desenlace, estereotipos…), las imágenes (colores asignados, planos….), el lenguaje (adjetivos, masculino genérico..), para llegar a unas conclusiones y establecer estrategias de trabajo en el aula.
♥ Se aportan dos ejemplos de análisis de cuentos. Un ejemplo de un cuento con contenido sexista —La Princesa Muda de Antonio Rodríguez Almodóvar- y otro con contenido y tratamiento coeducativo -¡Adiós abuela! de Mercè Company-.

DESCARGA AQUÍ




Es fácil de observar a simple vista. El cuento de hadas está estereotipado en los atributos de personajes femeninos y masculinos, las acciones, los rasgos emocionales que se les atribuyen…, y así por ejemplo:
  • Ellas siempre esperan, cosen, limpian, lloran…
  •  Ellos siempre luchan, salvan, rescatan, viajan…
  •  El poder del personaje femenino mágico (el hada) radica precisamente en su magia otorgada por algo o alguien.
  •  El poder del personaje masculino mágico (el mago) radica en su sabiduría.
  •  La maldad del personaje femenino radica en los celos y fealdad.
  •  La maldad del personaje masculino radica en su poder (lobo) o en la avaricia (ladrón).
  •  Finales que representan la forma más perfecta de existencia deseada: casarse con el príncipe o princesa y convertirse en rey o reina.
  •  Las niñas y mujeres se describen como bonitas, dulces, delicadas, pobres, ingenuas, intelectualmente torpes, intuitivas, volubles…
  •  Los varones en general se describen por su valentía o cobardía, astucia, agresividad, eficacia y por sus trabajos o por sus situaciones de poder.
  •  Y así un largo etcétera…