La PrinCesA PreSumiDa

La PrinCeSa PreSumiDa
salió una tarde de paseo,
con su rojo traje almidonado,
y su tocado dorado nuevo.

¡Ohhhh!, exclamó anonadada,
al mirarse de reojo al EspEjo
-¡Vaya cara más descolorida!-
pensó airada,
-¡por dios...! ,¿qué ha pasado con mi pelo?-

OrDeNó a sus veinte lacayos
que retiraran raudos los vientos.
-¡No quiero que me despeinen,
ni llenarme el cabello de enredos!
¡Yo quiero ser perFecta,
como una princesa de cuento!-

Y desde eNtoNceS permaneció aislada
y hablaba sola entre lamentos
-¿Y si yo fuera más sencilla,
y si me soltara el cAbellO?-
-UmMmM, a lo mejor no es malo todo el aire,
y no importa si me revuelve el velo.
Tal vez pueda tocar las aMapOlaS
aunque me ensucien un poco los dedos-

Y asi la PriNceSa complicada,
sin mirar ya nunca para el cielo,
se marchó primero a una isla
y luego descubrió el dEsiErtO.

¡Oh qué feliz vive ahora!,
sin palacio, ni guantes, ni espejos,
con su PeLo despeinado
cuando intrépida surca los vIeNtoS.

Poesía-Cuento de Ana Galindo