Amor y respeto hacia los animales de compañía


Es un verdadero compromiso ocuparse de un animalito como un hámster, un pajarito, un perro o un gato, enriquece la educación de nuestros hijos, ya que les crea una responsabilidad que les hace comprender muchas cosas. Diferenciar un juguete de un ser vivo es la principal función, unidas a ésta, se encuentra la comprensión, la responsabilidad y el cariño.

Nosotros debemos ayudar a que los niñ@s comprendan que un animal no debe ser un mero capricho que puede desear y abandonar a su antojo, enseñarle la responsabilidad y la importancia que conlleva tener un animalito en casa, es fundamental para su educación y formación futura.

Algunos padres y madres por desgracia, complacen el capricho de sus hij@s y sucumben ante las responsabilidades y cuando ven que ya no quieren saber nada de su capricho, son los que se encargan de hacerlo desaparecer abandonándolo. Esta actitud puede hacer que nuestr@ hij@ adquiera un comportamiento que seguramente no desearíamos en un futuro, ser irresponsable, ser indiferente ante un ser vivo, etc.

Comportarse de una manera respetuosa ante un animal es una tarea nuestra, y debemos saber transmitírla para que valore a un ser vivo y que aprecie la importancia de la responsabilidad que un animal conlleva.

Antes de comprar alguno tal vez deberíamos empezar este aprendizaje en un refugio para animales, ya que allí nos damos cuenta de cómo es la situación de un animal que ha sido abandonado por un mero capricho. Aunque no adoptes un animal en uno de estos sitios, visitarlos conciencia a los niñ@s.
La campaña, que lleva por mensaje “Déjate querer", quiere subrayar el valor de perros y gatos como fuente constante e inagotable de alegría y afecto, además de ser un gran ejemplo de fidelidad.
También pretende ser un reconocimiento a este amor incondicional que nos dan cada día estos seres extraordinarios, los perros y los gatos.
Los animales de compañía nos ayudan a combatir la soledad y el estrés, nos mantienen en forma y ayudan a evitar un estilo de vida sedentario; y, en un mundo cada vez más tecnificado, nos proporcionan una mayor proximidad con la naturaleza.