Las 10 claves de buenas prácticas en la navegación segura de niños y niñas en la red



1. Asigne un usuario a sus hijos/as: los niños/as deberían contar con su propia cuenta en el ordenador, incluyendo un usuario propio. Es la única manera eficaz de controlar sus actividades en Internet. Asimismo, asegúrese de que el administrador del sistema sea siempre un adulto.
2. Mantenga su software antivirus y control parental actualizados.
3. Revise el historial de navegación: si observa que ha sido eliminado, es un signo de que debe tener una charla con sus hijos/as.
4. Vigile la cámara web: asegúrese de que no está conectada mientras no se usa.
5. Revise la configuración de las redes sociales usadas por sus hijos/as: el muro de Facebook se comparte de manera pública por defecto y sin restricciones. Esto puede suponer un riesgo para la seguridad de sus hijos/as.

De forma complementaria, la red global de investigadores de ESET le ofrece estas otras cinco sugerencias:
  1. Use herramientas de control parental: estas herramientas pueden ser usadas para ayudar a las familias y suelen encontrarse tanto en navegadores como en software antivirus.
  2. No envíe información confidencial por Internet: su información nunca será solicitada vía email o chat. Es más, los bancos nunca solicitarán datos de su cuenta ni su número PIN. Es muy importante que eduque a sus hijos/as en este punto.
  3. No conteste a los mensajes de acoso: en el caso de que sus hijos/as reciban mensajes de acoso por Internet, enséñeles a no contestar. También es conveniente no provocar a este tipo de contactos, ya que, por regla general, los ofensores buscan este tipo de reacciones de los niños, ya que incrementa su deseo de dañarlos. Este tipo de situaciones deben ser denunciadas directamente, a las autoridades policiales.
  4. No todo lo que se ve en la Red es cierto: los niños deben saber que no toda la información que se publica en Internet proviene de una fuente de confianza. Una buena educación en cuanto a cómo localizar buenas fuentes de información ahorrará seguramente algún que otro disgusto.
  5. Comunicación abierta: comunicarse abiertamente con sus hijos/as es vital para su seguridad. Es mucho mejor animarlos a compartir sus miedos e intereses que reprimirlos con castigos. Un entorno familiar abierto y con comunicación, tanto en Internet como cara a cara, son ingredientes importantes para incrementar la seguridad de los niños y niñas en el ciberespacio.
Vía: ESET
Recopilación de información aparecida en  http://www.escuela20.com